Mojarse

Nunca llueve a gusto de todos.

Quizá sea una de las leyes universales que rigen el mundo.

Siempre nos sienta mal ver al cielo desahogar sus penas.

Aunque luego nos regale preciosas estampas.

Sin importar si nos obsequiará después con el arco iris más bello que hayamos visto jamás.

Nos quedamos con lo simple.

No vemos más allá del charco que nos salpica al andar.

Para por un segundo.

Ladea tu paraguas.

Siente las gotas en tu piel.

Puede que siga sin llover al gusto de todos pero esta vez la diferencia estará en ti. Porque es la actitud la que marca la diferencia.

Porque es la diferencia la que hace que la vida sea maravillosa.

 

mojarse.jpg

Mas sobre Palabra de Leticia aquí:

-https://www.facebook.com/Palabra-de-Leticia-1776881142525415/?fref=ts

-https://www.instagram.com/palabradeleticia/

Camino de rosas.

La vida no es ese camino de rosas que nos contaron de pequeños.

A medida que crecemos nos topamos con más de una espina que se clavan en lo más hondo de nuestro corazón.

Heridas que nunca curarán del todo.

Heridas que dejarán una blanda cicatriz que puede abrirse en cualquier momento.

A la menor ocasión.

Porque según creces y soplas velas de la tarta de cumpleaños, sabes que la vida consiste en caminar con alguna piedra en el zapato.

Pero debes tener en cuenta una cosa: no eres los guijarros que te impiden caminar.

Eres todos aquellos que te quitaste para volver a andar con la cabeza erguida.

Mas sobre Palabra de Leticia aquí:

-https://www.facebook.com/Palabra-de-Leticia-1776881142525415/?fref=ts

-https://www.instagram.com/palabradeleticia/

La Tormenta.

Cielos encapotados.

Nubes que surgen de la nada.

Tormentas que alborotan el ánimo para luego dejar salir al sol.

Siempre he pensado que el tiempo es un fiel reflejo de nuestra realidad.

Puede que no vaya tan desencaminada.

Nuestra mente puede llenarse de preocupaciones.

Nervios que el día a día nos regala.

Decepciones que no esperábamos.

Personas que no respondieron como imaginábamos.

Así se desata la lluvia.

Lágrimas que mojan nuestros ojos.

Que terminan por arrastrar todo aquello que nos hace daño.

Y, después, como pasa tras cada temporal, viene el sol.

El que nos ilumina.

El que nos hace ver todo incluso mejor que antes.

Porque por muy negras que sean las nubes, por mucho que suenen los truenos, siempre sale el sol.

Siempre.

 

Mas sobre Palabra de Leticia aquí:

-https://www.facebook.com/Palabra-de-Leticia-1776881142525415/?fref=ts

-https://www.instagram.com/palabradeleticia/