Somos. Fuimos. ¿Seremos? 

Jugamos a ser desconocidos entre miradas que hablan por nuestras bocas cobardes. Nos encontramos y nos damos la espalda como enemigos,  buscando la salida por la puerta trasera de nuestros corazones rotos.
Somos lo que un día fuimos y lo que ya no seremos. El tiempo cambia a las personas pero, ¿cambia también al amor?. Preguntas que buscan respuesta en el fondo de un océano perdido en su propio oleaje. Preguntas que nunca encuentran una respuesta acertada.
Cuantas miradas llenas de un pasado inolvidable y un futuro que tan sólo vive en la imaginación de un pobre enamorado; encuentros y sonrisas en la entrada de un café en una tarde de brumosa lluvia de verano; besos con sabor a melancolía y felicidad renovada.
A veces una mirada dice más que mil palabras nerviosas. Una mirada, a veces, mata. Otras en cambio, puede cambiar el rumbo de una noche de agosto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s