Fotografías 

​Me busco y ya no me encuentro. Me miro y no me reconozco. Ya no encuentro a ese chico con un libro bajo el brazo. No consigo recordar la última vez que lloré de risa,  en cambio aun puedo sentir las lágrimas de anoche quemando mis mejillas. Quiero sonreír como lo hacía antes, como en esa fotografía en blanco y negro, ahora borrosa. Borrosa como todos mis recuerdos antes de conocerte…. 💫 .

Anuncios

Somos. Fuimos. ¿Seremos? 

Jugamos a ser desconocidos entre miradas que hablan por nuestras bocas cobardes. Nos encontramos y nos damos la espalda como enemigos,  buscando la salida por la puerta trasera de nuestros corazones rotos.
Somos lo que un día fuimos y lo que ya no seremos. El tiempo cambia a las personas pero, ¿cambia también al amor?. Preguntas que buscan respuesta en el fondo de un océano perdido en su propio oleaje. Preguntas que nunca encuentran una respuesta acertada.
Cuantas miradas llenas de un pasado inolvidable y un futuro que tan sólo vive en la imaginación de un pobre enamorado; encuentros y sonrisas en la entrada de un café en una tarde de brumosa lluvia de verano; besos con sabor a melancolía y felicidad renovada.
A veces una mirada dice más que mil palabras nerviosas. Una mirada, a veces, mata. Otras en cambio, puede cambiar el rumbo de una noche de agosto.

¿A dónde va un corazón roto? 

​Cuando entregas tu corazón a alguien, le entregas a esa persona la voluntad sobre él.  Desde ese mismo día te conviertes en un muñeco roto, un juguete sin alma, una pieza que no encaja en el complejo puzzle del amor fracasado. 

Y lo más difícil de todo es volver a recuperar tu corazón. ¿Cómo recuperar algo que has entregado tan profundamente, algo que has dado con tanta fuerza y tanto amor? 

Cuantos corazones se han quedado rotos, a medio camino entre el amor y la desesperación. ¿A donde va un corazón roto?¿Qué lugar les espera a los amores no correspondidos? Somos los desamparados, los apartados, los marginados sin plaza de aparcamiento. Vagamos errantes en busca de un lugar donde reposar nuestra tristeza desconsolada. Un banco a orillas del río de la soledad donde posar los trozos rotos y pisoteados de lo que un día fue nuestro corazón. Ese corazón que entregamos lleno de amor y bondad, de felicidad y buena esperanza.

Una esperanza que vuelve a nosotros rota y desamparada, junto con una felicidad marchita y cabizbaja, triste y encojida. Trozos de un corazón que sólo desea amar y ser amado. Un corazón hecho añicos que sólo desea volver a ese amor al que un día fue entregado. Ese amor que un día lo quiso, y que hoy aplasta con su indiferencia y  rompe con su frialdad. 

Ese amor…

Mojarse

Nunca llueve a gusto de todos.

Quizá sea una de las leyes universales que rigen el mundo.

Siempre nos sienta mal ver al cielo desahogar sus penas.

Aunque luego nos regale preciosas estampas.

Sin importar si nos obsequiará después con el arco iris más bello que hayamos visto jamás.

Nos quedamos con lo simple.

No vemos más allá del charco que nos salpica al andar.

Para por un segundo.

Ladea tu paraguas.

Siente las gotas en tu piel.

Puede que siga sin llover al gusto de todos pero esta vez la diferencia estará en ti. Porque es la actitud la que marca la diferencia.

Porque es la diferencia la que hace que la vida sea maravillosa.

 

mojarse.jpg

Mas sobre Palabra de Leticia aquí:

-https://www.facebook.com/Palabra-de-Leticia-1776881142525415/?fref=ts

-https://www.instagram.com/palabradeleticia/

Lo que duele es no volver.

Como aquella vez que dije nunca más.

Y volví quinientas veces al infierno.

He aprendido que no es el hecho de irte lo que duele.

Que lo que te perfora el pecho es el hecho de no volver.

De saber que si vuelves no te espera nadie.

Y no es el hecho de irse.

Y de no volver.

Es el hecho de irse con el pensamiento de que ya no te buscan.

De que has dejado de ser un lazo de una sorpresa.

De que has dejado de ser deseo.

De que has dejado de ser.

Ese es el hecho.

Que después de una lucha en estampida.

Frené en la despedida. 

Y no antes.

Que me fui porque me echaron.

No porque jamás hubiese querido;

Abandonar tal corazón.

#poesia.

Si queréis saber más sobre “Escribo sin  límites” aquí os dejo sus redes sociales: 

https://www.instagram.com/escribosinlimites/

https://www.youtube.com/channel/UCBNK4EtZgxpyWH-eAFwaPgQ/feed

http://ask.fm/albita1313

Querido Nosotros. 

Querido Nosotros,

Hoy me he descubierto entre las bambalinas de esta obra que es la rutina imaginando cómo vestirás tu sonrisa cuando cansado entres por la puerta de mi vida.

He suplantado a la pena con estas ganas locas de conocer tus manías y he cerrado los ojos inventado mil historias de esas en las que no comen perdices porque nunca terminan.

Y es que no sé de la intensidad de tu mirada cuando se siente enamorada, ni del sabor de tus labios tras días de hambruna y deseo. Tampoco sé cómo son tus manos ni la suavidad con la que acarician un rostro desnudo de miedos.

Pero aquí estoy, vacía de palabras y disimulando cicatrices, esperando a que los segundos se decidan a cambiar de velocidad y adelanten su ritmo a tus horas. Buscando los motivos que te traigan de vuelta al ahora y susurrándole al futuro para que me diga cómo son los surcos que se forman cuando ríen tus temores.

Y sé que lo más difícil es despertar de la inocencia con la que se cubren los sueños cuando la luna aun no ha dejado su huella en la noche.

Pero sigo aquí, imaginando un Nosotros que le gane el pulso a la rutina.

Aquí os dejo los enlaces de las diferentes redes sociales de Sara Falagán para que podáis seguir sus pasos: 

https://singintherainsf.wordpress.com/

https://www.facebook.com/singintherainsf/

https://www.instagram.com/singintherainsf/

Por tenerte, por tenernos. 

​No sé si echarme a reír. 

O ponerme a llorar.

Míranos.
Llevamos alma de viajeras. 

Viajeras,

 que no pararían nunca.

Pero se quedarían tiradas. 

En medio de cualquier carretera, intentando ver una estrella.
Julio. Querido Julio.

Querido verano que nos unió un día en

 esas playas. 

Querido,

 que me hiciste ver con ojos pequeñitos quien estaría, 

y permanecería. 

Querida compañera. 

De viaje.

Pequeña saltamontes. 

Que se acaba una vida.

Pero se nos abre una puerta.

Solo tienes que abrir un ojo.

El otro, dejalo dormir

 un rato más.

Deja que sueñe.

Dejalo. 

Pero a mi,

no me sueltes.

Que todos los años, 

sean de risa.

Y que te brille esa sonrisa. 

Otro día más en el que estas. 

A mi lado. 

Otro año,

En el que brindo, y tiro la copa 

Por tenerte.

Por tenernos.

Por querernos.
Otro más.

De, otros muchos.

Que cariño,

están por llegar.

Si queréis saber más sobre “Escribo sin  límites” aquí os dejó sus redes sociales: 

https://www.instagram.com/escribosinlimites/
https://www.youtube.com/channel/UCBNK4EtZgxpyWH-eAFwaPgQ/feed
http://ask.fm/albita1313